Hoy no, mañana tampoco

August 17, 2018

 

 

La felicidad y el amor son heridas, que dejan cicatrices en la memoria, algunas profundas y otras irremediables.

Lo sé yo de primera mano. Tenía diecisiete años cuando te vi pasar frente a mí, no necesito explicar lo que sentí en ese momento, pero sabía que estaba destinado a tener el corazón roto por ti.

Y así fue, pero primero lo dejo todo por escrito antes de irme. Dije que iba a tener el corazón roto, pero era yo el que lo causaría.

Me lo causé a mí mismo, a ti, a nosotros.

No tuve el valor de decirte el porqué, pero me tengo que ir.

Me voy porque creía que había tocado fondo, pero la vida me enseñó que podía caer más bajo. Y que el golpe sería peor. Mi alma ya estaba rota antes de conocerte y pensé que podía curarme, pero no fue así, te estoy haciendo daño.

No podía olvidar. No podía decirte, no podía mostrarte los monstruos en mi interior, la otra cara de la vida. La que no pedí vivir, pero que me marcó. ¿Sentiste las heridas? Sé que lo hiciste y nunca preguntaste, no te culpo, yo tampoco lo haría.

Mentirte de que era feliz detrás de mi sonrisa era mi pecado. Pero me enseñaste que había luz después de las sombras y por eso me voy. Regresaré.

Me marcho para sanar, y te prometo que regresaré.

Espérame. Yo volveré por ti.

 

Eso decía lo que escribí para ella. Cuando regresé encontré todo en su lugar y …ella no se atrevió a abrir la carta…  

 

Kris buendia

 

Please reload

Entradas recientes

April 8, 2019

October 10, 2017

April 20, 2017

September 7, 2016

Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Sígueme
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

KRIS BUENDIA AUTHOR © 2019 ediciones k